lunes, 8 de abril de 2013

Juan Moreno Maya "JUANILLO EL GITANO"



FLAMENCO

Juan Moreno Maya


"JUANILLO EL GITANO"

JUAN MORENO MAYA, cantaor gitano de pura sangre, más conocido en este mundo del arte del cante flamenco con el nombre artístico de JUANILLO EL GITANO, nació en el barrio del Sacromonte, Granada, el 13 de enero de 1899, y murió en Granada en el 1969, hijo de "Paco el Gitano", nieto de "La Chata la Jampona", y sobrino del "Cotorrero" y "La Jardín", figuras de la Zambra sacramontana. Es punto y aparte entre los cantaores de Granada del siglo XX. Enseñó muchísimo a los demás cantaores, interpretándoles los puros cantes de su padre. Transmitió la afición y mejoró hasta puntos inmejorables el gusto y la queja del cante por soleá.

Muy fuerte, grueso, de cuello corto, Juanillo era amigo de todos, pero algo reservado y retraído, lo que en el flamenco y en su persona fue una ventaja al evitar acaloramientos en las apasionadas discusiones sobre las formas y estilos que se producían en gran cantidad de reuniones y noches de fiesta, a las que casi nunca faltaba. Era un conformista que estuvo adornado de virtudes. Enamorado del Sacromonte, no salió casi nunca de allí. Su cante no trascendió de un núcleo muy limitado de aficionados y de muchos profesionales que venían a escucharlo porque sabían de su verdad jonda
 
Juanillo era así, necesitaba de un ambiente especial, tardaba en encontrarse, quizás por ello huyó siempre de los escenarios y de los grandes públicos. El simple hecho de sentirse grabado, en aquellos magnetofones de carrete abierto, molestaba a la intimidad de su rito. Lo suyo no era un arte para el consumo, su cante era fiel reflejo de su misma vida. Un medio de expresión no solamente emocional, sino existencial
Juanillo el Gitano ha quedado para los aficionados granadinos como el prototipo de amigo, maestro y guía de las noches albaicineras durante décadas de cante jondo y bien hecho. Juanillo era amplio en cantes, aunque su especialidad fuesen las soleares:

Se acompañaba él mismo en el cante, y cuando estaba bebido, sacaba una fotografía de Frasquito Yerbabuena y se echaba a llorar. Sentía tan dentro el cante que su ilusión era morirse cantando. Y efectivamente, murió el 25 de noviembre de 1969, en su casa rodeado de unos pocos amigos, en una juerga flamenca, cantando por soleá. Poco antes sus admiradores le habían ofrecido un homenaje en el Teatro Cervantes  Como único legado, dejó varias cintas, de muy mala calidad sonora, que algunos amigos lograron grabarle. En la peña La Platería, en su emplazamiento actual, no llegó a actuar ya que murió antes de la compra del Carmen. Pero actuó algunas veces con el recordado Manuel Martín Liñán, guitarrista, mecenas, segundo fundador y presidente de la peña. En 1994, con ocasión de las Primeras Jornadas Flamencas de la Peña La Platería, con la financiación de la Diputación Provincial de Granada, se digitalizó, se fitró y se editó un CD, "Recordando a Juanillo El Gitano", con las cintas conservadas.
 
En la primera foto aparece Juanillo, en una de las pocas veces que cantó en público con la guitarra de Manuel Martín Liñán. En la siguiente aparece con María La Canastera en un homenaje poco tiempo antes de su muerte.
-El Arte de vivir el Flamenco-



Juanillo el Gitano - Soleá

Juanillo el Gitano - Bulerías


Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal