miércoles, 21 de octubre de 2015

Rafael Ordóñez Rodríguez "RAFAEL ORDÓÑEZ"



FLAMENCO

Rafael Ordóñez Rodríguez


"RAFAEL ORDÓÑEZ"
RAFAEL ORDÓÑEZ RODRÍGUEZ, cantaor payo,  uno de los grandes cantaores conocedor del buen cante, conocido con su propio nombre artístico de RAFAEL ORDÓÑEZ, nació en Córdoba en el Campo de la Verdad en el año de 1959. Fue su madre, Ángeles Rodríguez, gran aficionada, conocedora e intérprete del cante, la que le enseñó los primeros pasos en el difícil camino del flamenco, hasta lograr que Rafael, desde muy pequeño conociera y dominara una extensa gama de estilos del cante.

Recorre toda la geografía flamenca en una incansable búsqueda de sí mismo. Su cante refleja la visión docta de las viejas y tradicionales formas flamencas mediante una ejecución impecable, y es lo suficientemente serio como para decirnos algo a todos y cada uno. Su obra es una clara muestra del dominio armónico en la escala de valores tonales y la diversidad de formas que emplea en su temática lo marcan como un cantaor largo y profundo que hace que todos cuantos contemplan su cante, se vayan con una huella marcada en la piel de la sensibilidad. Lo presintió así Córdoba entera aquella noche de mayo en la que lo vio cantar por serranas, cañas, polos,...

Es Rafael, un cantaor de voz redonda, limpia y brillante, de fácil modulación, capaz de lograr que el mensaje de la letra de su cante penetre en lo más profundo y del sentido del que tiene la suerte de poderlo escuchar. Es un cantaor hondamente preocupado por la pureza de la interpretación de los distintos palos del cante y por el sentir flamenco, por lo que podemos afirmar sin temor a equivocarnos, que en él, el cante se sublima hasta elevar el arte a la categoría de rito tradicional de las viejas religiones que hallaron cobijo en la Bética a lo largo de su historia, que es tanto como admitir que sobrepasa los límites de lo meramente humano. Desde muy joven, su presencia en peñas flamencas y festivales fue continua, avalada por su buen hacer; algo que le llevara incluso a ser solicitado fuera de España, participando en diversas localidades de Francia y Alemania.
De la verdad y grandeza de su arte, hablan sus cuarenta y tres primeros premios en los más exigentes foros flamencos, como son por citar algunos, el de las peñas !EI Morato" de Almería; "La Platería" de Granada; "El Sombrero" de Málaga; el de los cantes por Cantiñas, seguiriyas y Tonás de La Unión (Murcia), y un largo etc., culminando su haber con el más preciado de los galardones a los que aspira un artista flamenco: a ser premio nacional, en cualquiera de los que otorga el Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba. Este honor, le cupo a Rafael en el año 1.992, en el que su Córdoba natal, en el mencionado certamen, le concedió el premio "Dolores la Parrala", nombre que lleva el grupo de cantes que engloba a los interpretados por Serranas, Polos y Cañas. Igualmente tienes varios primeros premios en concursos de Saetas, en las ciudades de Castro del Río, Lucena y Montoro, de saetera raigambre. Ha realizado varias grabaciones e ilustrado una serie de conferencias flamencas, seleccionado por la Consejería de Cultura en su apartado de flamenco de la Junta de Andalucía pero a mi particular juicio y criterio, la mayor virtud de Rafael Ordóñez es la de dejar con "hambre flamenca" al que tiene la suerte de escucharlo.

En 1979 entra en el mundo de los festivales consiguiendo grandes éxitos y compartiendo cartel con las primeras figuras del cante. Participa, tanto en España como en el extranjero, en algunos tan importantes como el Homenaje a don Antonio Mairena, a Fosforito, a Paco de Lucía; en Alhaurín de la Torre, en la Cata de Montilla, en los cuales consigue grandes éxitos y comparte cartel con las primeras figuras del cante.  Cuarenta y tres primeros premios le avalan en su faceta de concursante, entre ellos el de Almería, Granada, Málaga, La Unión, Badajoz, Ciudad Real, culminando esta trayectoria de concursos al conseguir el Premio Nacional de Córdoba a los cantes por serranas, polos y cañas en 1992. En ese año hace una serie de recitales de cantes de ida y vuelta por la Provincia de Córdoba.  Su voz abierta y campera, de duro metal noble, esparce los ecos de la serrana con una seguridad técnica sorprendente. La diversidad de formas que emplea lo marcan como un cantaor profundo que deja huella en la sensibilidad de quienes lo escuchan. Socio del Ateneo de Córdoba. Participó en la grabación del disco Homenaje del Ateneo a Agustín Gómez Flamencos de Córdoba en 1990.  Recibió la Fiambrera de Plata en 1997.
Rafael Ordoñez y "El Tomate" por Soleá Apolá
Rafael Ordoñez y "El Tomate" por Rondeñas y "Fasquito Yerbabuena"
Rafael Ordoñez y Antonio Patrocinio por Tangos
Rafael Ordoñez  por Levante

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal