jueves, 29 de enero de 2015

Francisco Colina Carbajo "EL NIÑO DEL MADROÑO"


FLAMENCO

Francisco Colina Carbajo


"EL NIÑO DEL MADROÑO"

FRANCISCO COLINA CARBAJO, cantaor payo, más conocido en el mundo del arte flamenco con el nombre artístico de EL NIÑO DEL MADROÑO.  Nació en Madroñera (Cáceres) el día 25 de agosto del año de 1944,  apodo que le pusieron porque en su pueblo  había muchos madroños, se lo puso el cantaor Galiche, un gran profesional del cante flamenco, porque de pequeño solía ir casi siempre con una taleguita llena de madroños. En su familia eran casi todos cantaores, su padre y su madre María cantaban muy bien, y su tío Urbano era un gran profesional con mucho arte, como también lo era y cantaba muy bien su tío Juan. Se unió en matrimonio con Alicia Pantoja Alonso, donde  nacen cinco hijos, Francisco, José Alberto, Jorge, Gustavo y Angélica.
El niño del Madroño como así le llamaban desde muy pequeño, solía actuar  en las tabernas del pueblo, y salones de fiestas que se organizaban en bodas y bautizos. Con muy temprana edad se vino a Madrid donde reside actualmente en la localidad de Parla (Madrid). Su afición al cante es tan grande que posee una de las más extensas discográficas de cantaores de todas las épocas, como una amplia literatura flamenca. Es considerado un gran flamencólogo y buen cantaor dominando todos los estilos del cante.
Francisco Colina (Niño del Madroño), realmente no se ha dedicado nunca a esta profesión del cante, pero sin embargo su mayor  afición es aparte de cantar en reuniones para sus amigos y aficionados, dedicarse sobre todo a dar conferencias y enseñar  todas las formas y revoluciones de este bonito arte del cante flamenco, con mucha sabiduría y mucha afición por llevarlo en la sangre desde que nació.
Allá por el año 1952, surge una juerga flamenca de las muchas que se hacían por aquella época. Le pidieron que cantara al Niño. Se puso a cantar y se quedaron todos sorprendidos de la manera que cantó. A raíz de entonces perdió la timidez y cantaba por todas las tabernas de su pueblo natal. Le cantaba mucho a los gitanos que había en su pueblo y a un señor que cantaba muy bien flamenco, le llamaban Galiche.
Esas fueron sus dos fuentes, aprendió mucho de los gitanos y de su familia.
De muy temprana edad se traslada a Madrid, al barrio de Cañorroto (Carabanchel) y ahí empezó a darse a conocer con todos los gitanos del barrio, y también su andadura por el cante. Cantaba en reuniones, bautizos y bodas gitanas.
El Niño del Madroño es conocedor de todos los palos del flamenco. Donde se encuentra a gusto, es cantando por Soleá, Tarantas, Polo, Tientos, Fandangos y Bulerías. Es purista y estudioso del cante. Es defensor del cante puro.

Su hija la menor, Angélica, es mucha su afición por el baile flamenco. Aprendió a ser bailaora  realizando sus estudios de baile en el conservatorio de Rafael de Córdoba. Angélica bailó en el Hotel Sol y Sombra de Benidorm por Tangos y bulerías, como también se presentó en fiesta. Su arte deslumbró con mucha admiración a todo el publico que ha tenido la gran suerte de verla bailar.
Su mujer Alicia, es también una gran entendida de  este arte del cante flamenco, conocedora de las más profundas raíces, como es una verdadera aficionada del saber y decir el cante. Casa de mucha afición dedicada desde siempre a mantener el mejor flamenco de todos los tiempos.
-El arte de vivir el flamenco

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal