martes, 21 de enero de 2014

Manuel Pendón Rodriguez "MANOLO EL MÁLAGUEÑO"


FLAMENCO

Manuel Pendón Rodriguez


"MANOLO EL MÁLAGUEÑO"


MANUEL PENDÓN RODRÍGUEZ, cantaor payo, más conocido en el mundo artístico con el nombre de MANOLO EL MÁLAGUEÑO, por haber nacido en Málaga en el año de 1912, y murió en Sevilla en el año de 1975. Inicio su carrera artística  como cantaor cancionero en Andujar (Jaén), en el año de 1930, actuando también con mucha frecuencia en Córdoba

Trazar en unas breves líneas la semblanza de un artista de la talla de Manolo «El Malagueño» no es fácil. En todo caso, más que de biógrafos sería tarea propia de poetas, porque sólo los poetas podrían intentar decirnos el por qué de las emociones que su cante suscita y si en su arte influyó, y hasta qué punto, el medio ambiente de la tierra que le vio nacer: Málaga, donde y ya nos acercamos a la poesía «crece la caña y se endulza, la chirimoya y se cimbrean sin miedo las palmeras más ; Málaga, la de olor a mar y jazmines; Málaga, «donde el aire no pesa y la vida corre como la brisa sobre el agua, con un escalofrío de gusto». Porque a todo esto sabe el cante de «El Malagueño» que, nacido en la ciudad del sol, un día de primavera, vivió en ella los primeros años de su niñez para trasladarse más tarde a otra ciudad que imprimiría reciedumbre a su carácter: Córdoba, «la pagana y milagrosa». Allí, solicitado por sus amistades,
Manolo empezó a cantar por el simple placer de hacerlo, hasta que en 1943, Pepe Marchena, maestro de maestros y conocedor de la valía del mozo malagueño, le hizo debutar como profesional en el Teatro Fontalba de Madrid, con un súper-espectáculo titulado «La encontré en la serranía», siendo su primer empresario don Enrique Rambal. El éxito fue arrollador y Manolo «El Malagueño» recuerda siempre una agradable anécdota de por aquel entonces. Una mañana, don Jacinto Benavente coincidió con él en una cafetería, y al ver que estaba tomando leche y galletas, exclamó a modo de saludo: « ¡Pero, Manolo! Creí que desayunabas con ruiseñores... » Han transcurrido los años y el triunfo ha sido siempre el compañero fiel de la carrera de Manolo «El Malagueño». El disco que tiene en sus manos es un excelente muestrario de su arte singular que le permite mantenerse en el pináculo de la fama y, desde luego, su mejor tarjeta de visita.
Manolo el Malagueño era un cantaor de cante dulce, su maestro Pepe Marchena era su cantaor más preferido para imitar sus estilos desde sus principios, luego fue tomando otros aires preferentes dedicados a la canción, teniendo mucho éxito, siendo muy admirado por la mayoría del publico de su época, en la radio era muy solicitados sus discos para las dedicatorias de entonces. Tuve la ocasión de verle actuar varias veces en el famoso Circo Price de Madrid, siempre acompañado con un buen elenco de cantaores de su mejor época. Este disco que pongo para que escuchéis tuvo mucho éxito y era muy solicitado por todos los públicos, aquí en este disco Manolo el Malagueño solía dedicárselo a Pastora Pavón /Niña de los Peines)
MANOLO EL MALAGUEÑO, grabo con las más importantes compañías discográficas, tiene una amplia discografía dignas de tener en cuenta, este disco microsurco que grabo con la casa o Discophon año 1963, contiene los siguientes temas,  Mi amor en Portugal (Portuguesiña), se mete entre los zarzales (Fandangos), El niño perdido ( Milonga y fandango), Celos de espuma (Milonga)   , Guitarra Pepe Haro,
-El arte de vivir el flamenco
Manolo el Malagueño por Fandangos
Manolo el Malagueño por Milongas
Manolo el Malagueño por Tarantas
Manolo el Malagueño por Alegrías
Manolo el Malagueño por Media Graanaína
Manolo el Malagueño por Milongas
Manolo el Malagueño 

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal