lunes, 2 de junio de 2014

LA GUITARRA FLAMENCA Manuel Molina Jimenez "MANUEL MOLINA"


LA GUITARRA FLAMENCA

Manuel Molina Jimenez


"MANUEL  MOLINA"

MANUEL  MOLINA  JIMÉNEZ, guitarrista gitano, más conocido con el nombre artístico de MANUEL  MOLINA, y también fue como la pareja mundialmente conocida como LOLE Y MANUEL,  este extraordinario guitarrista compositor  y cantaor nació en Ceuta en el año de 1948, hijo del guitarrista algecireño conocido como “El Encajero”. Aquí debió vivir pocos años, pues su familia se trasladó a Sevilla al barrio de  Triana, Manuel Molina llevaba embarcado en el mundo musical desde niño. A los doce años con Chiquetete y El Rubio el trío "Los gitanillos del Tardón". El siguiente escalón fue el grupo de rock "Smash", al que daba el aporte flamenco. A destacar, "El garrotín". Paralelamente, debutó en solitario con el single "La mora". El debut discográfico de Lole y Manuel se produjo en 1975 con un disco que puso título a lo que ocurría en la realidad sociopolítica española: "Nuevo día".
La imagen del dúo (hippy-flamenca), el contenido de sus canciones, sus devaneos con lo árabe, la investigación musical... encajaron a la perfección con la demanda del público en aquel entonces, lo que propició un notable éxito. "Nuevo día", "Pasaje del agua", "Lole y Manuel" y "Al alba con alegría" fueron los títulos grabados por la pareja hasta 1980.  A partir de entonces, la pareja se separa y sus trabajos grabados y en directo serán esporádicos. Manuel Molina grabó posteriormente "Calle del beso" y juntos sacaron en 1994 el disco "Alba Molina" y grabaron el directo "Una voz y una guitarra". Actualmente, sus caminos discurren por separado.  Actualmente, Manuel Molina simultanea las actuaciones en solitario, con colaboraciones con los mejores artistas flamencos.
El ceutí Manuel Molina, compositor, guitarrista y ‘cantaor’      
Otro artista de renombre del que pocos conocen su naturaleza ceutí es Manuel Molina Jiménez. Nació en Ceuta en 1948, hijo del guitarrista algecireño conocido como “El Encajero”. Aquí debió vivir pocos años, pues su familia se trasladó a Sevilla –a Triana, concretamente- “en la década de los 50”, según dice una biografía de “El Encajero” que aparece en ese cada vez más imprescindible invento que se llama internet.
A los doce años, ya fue uno de los componentes del trío “Los gitanillos del Tardón”, junto con su pariente Chiquetete y “El Rubio”, obteniendo en sus actuaciones la admiración de público, sorprendido por el arte que atesoraba aquel grupo de chiquillos. Allá por los finales de los 60 o comienzos de los 70, aunque en principio “no estaba muy convencido de actuar con esta banda de melenudos” y solamente accedió cuando su manager le prometió “sacarlo de la mili” que por aquel entonces estaba cumpliendo, Manuel Molina se incorporó a “Smash”, destacado grupo emblema del rock progresivo de raíz flamenca, con el cual realizó algunas grabaciones, entre ellas una versión de “El Garrotín” que alcanzó gran popularidad,
 Su triunfo definitivo, no obstante, le llegó al formar pareja con la sevillana Dolores Montoya, hija de la ‘cantaora’ “La Negra” Ambos, Manuel y Dolores, de estirpe gitana. Si les aclaro que aquel dúo tomó el nombre de “Lole y Manuel”, es posible que vayan comprendiendo la categoría y la fama de nuestro paisano. Con un estilo propio, que ha sido definido como “hippy-flamenco”, “Lole y Manuel” comenzaron a actuar juntos en 1973, y grabaron su primer disco en 1975. “Pasaje del agua”, el cual, junto “Al alba con alegría” y “Nuevo día: Lo mejor de Lole y Manuel” fueron discos que obtuvieron records de ventas, sin que les fueran a la zaga otros que asimismo sacaron al mercado.
Lole y Manuel no solo formaron pareja artística, sino que también contrajeron matrimonio, pero allá por enero de 1993, se produjo su separación en ambos sentidos, aunque después, esporádicamente, hayan grabado en directo “Una voz y una guitarra” y. al estar su hija Alba en el mundo del arte desde hace unos años,  grabaron con ella el disco “Alba Molina”. Pero sus caminos discurren por separado. Hablando de Juan Manuel Serrat, Lole declaró en cierta ocasión que “Serrat es el Manuel Molina catalán, y Manuel Molina, el Serrat andaluz”. Por su parte, Manuel dijo, cuando aún estaba en vigor aquella famosa pareja, que “está claro que ni yo toco la guitarra como lo hace mi padre, ni Lole canta como lo hace su madre. Nuestros padres no oyeron a Manis Hoplin ni a Jimi Hendrix, tampoco escucharon la música de los Beatles. Nuestro cambio está, sobre todo, en el ritmo… Hemos renovado nuestra propia música, hemos intentado descubrirnos a nosotros mismos”. “Queremos hacer ver que el flamenco, que no el typical spanish, presenta no sólo la cara triste, sino la viva: las flores, el sol y todos aquellos aspectos vitales para comprender al pueblo andaluz”.  Recuerdo que el dúo “Lole y Manuel” actuó en Ceuta una vez, con gran éxito de público, allá en la Murallas Reales, cuando el suelo de la Plaza de Armas era terrizo y no se había realizado ninguna obra de recuperación de aquel histórico recinto.
Ahora, Manuel Molina, que continúa viviendo en Triana, con su melena –él, que no quería tocar con “una banda de melenudos- y con la barba más crecida y ahora poblada de canas (cierto crítico dijo de él que tiene “porte de náufrago en isla desierta”, para después alabar su intervención en un concierto) sigue componiendo, cantando, tocando en festivales flamencos y en actuaciones individuales, así como en TVE y Canal Sur, habiendo grabado en solitario –guitarra y voz-  el disco “Calle del Beso”. Me consta que ha ido como artista invitado en el espectáculo del ‘bailaor’ “Farruquito”, cuya fama, para su desgracia -y sobre todo, para desgracia de aquel al que atropelló y para la familia de éste- no solo deriva de las condiciones para el baile que sin duda posee. Igualmente ha colaborado con la Compañía de Ballet Flamenco de Manuela Carrasco, yendo con ella cuando el pasado año actuó en el Teatro “Gran Vía” de Madrid.
En definitiva, otro gran artista del flamenco nacido en Ceuta, aunque esta circunstancia la desconozca la mayoría de sus paisanos y de quienes aquí residen. Creo que todavía estamos a tiempo de corregir esa ignorancia, y de traer a Ceuta a Manuel Molina y a Antonio Arenas -sobre el que traté la pasada semana- para que nos den una lección de su arte y, a la vez, para que nosotros les ofrezcamos el homenaje que se merecen, al ser dos hijos de nuestra ciudad que han triunfado plenamente en su género.
Escrito por Francisco Olivencia     domingo, 24 de febrero de 2008 
-El arte de vivir el flamenco-
Distinción a "Manuel Molina", el trovador del flamenco.
Viernes, 24 Febrero 2012
La Cátedra de Flamencología y Centro de Estudios Folclóricos Andaluces de Utrera continúa en su afán de contribuir a defender y divulgar el arte flamenco y el genuino folclore andaluz, con especial dedicación a las aportaciones utreranas a estas destacadas facetas de la cultura andaluza.

Es por lo que dicha entidad instituyó en 2009 un galardón denominado "Distinción de Honor de la Cátedra" para reconocer a las personas, entidades o instituciones que hayan destacado por su contribución a nuestro arte más universal.

En esta cuarta edición se va a ofrecer dicha mención honorífica a un auténtico trovador del flamenco: el guitarrista, compositor y cantaor  Manuel Molina.

Manuel Molina Jiménez, conocido con el nombre artístico de Manuel Molina y también como la mitad de la pareja artística Lole y Manuel. Este extraordinario guitarrista, compositor y cantaor nació en Ceuta en el año de 1948. Hijo del guitarrista algecireño Manuel Molina "El Encajero", su familia se trasladó a Sevilla, al barrio de Triana, en la década de los cincuenta.

Manuel Molina lleva embarcado en el mundo musical desde niño. A los doce años con su primo "Chiquetete" formó el dúo "Los Algecireños", a los que más tarde se incorporó Manuel Dominguez "El Rubio" y comenzaron a llamarse "Los Gitanillos del Tardón".

El siguiente escalón ya a principio de los setenta fue el grupo de rock "Smash", al que daba el aporte flamenco. Paralelamente, debutó en solitario con el single "La mora".

El debut discográfico de Lole y Manuel se produjo en 1975 con un disco que puso título a lo que ocurría en la realidad sociopolítica española: "Nuevo Día". La imagen hippy-flamenca del dúo, el contenido de sus canciones, sus devaneos con lo árabe y la investigación musical encajaron a la perfección con la demanda del público en aquel entonces, lo que propició un notable éxito. "Nuevo día", "Pasaje del agua", "Lole y Manuel" y "Al alba con alegría" fueron los títulos grabados por la pareja hasta 1980.  A partir de entonces, la pareja se separa y sus trabajos grabados y en directo serán esporádicos. Manuel Molina grabó posteriormente "Calle del beso" y juntos sacaron en 1994 el disco "Alba Molina" y grabaron el directo "Una voz y una guitarra". Fruto de su unión sentimental con Lole es su hija la cantante Alba Molina.

Actualmente, Manuel Molina simultanea las actuaciones en solitario, con colaboraciones con los mejores artistas flamencos. Su nombre está escrito con mayúsculas en la historia del flamenco y en la cultura española.

El Acto de Entrega de esta IV Distinción de la Cátedra de Flamencología de Utrera  tendrá lugar el viernes 24 de Febrero de 2012, a partir de las 21,30 horas, en la Bodega de la Familia Pérez Hiruelo, sede provisional de la entidad organizadora.
  
Como introducción a la Gala Flamenca en la que se enmarcará el homenaje se proyectará un tráiler de los documentales musicales flamencos "Triana, pura y pura" y " Manuel Molina: poema del cante jondo".

  
Entre los artistas invitados al acto figuran Alba Molina, Carmelilla Montoya, Enrique "El Extremeño", Rafael de Utrera, Tomás de Perrate, "Arte y Compás", Luis "El Marquesito", Angeles Ontanilla y el grupo "Matipén", además de contar con la asistencia de una nutrida representación de familiares, amigos y compañeros del homenajeado.
  
Utrera y Manuel Molina, Triana y Utrera unidas por la guitarra y el cante. Un encuentro no casual que curiosamente tuvo un hermoso antecedente en los años sesenta cuando los dos Manuel Molina, padre e hijo, actuaron con el cantaor Juan Montoya, hoy presidente de la Cátedra, durante una exitosa tourné con el popular grupo "Los Canasteros", que culminó en el Circo Price de Madrid y con la grabación de un disco en la compañía Columbia.

    Y como muestra de la ilusión y satisfacción con las que Manuel Molina ha recibido la noticia de su distinción en Utrera, él ha querido agradecerlo ofreciendo a esta tierra cantaora, por cuyos artistas siempre ha mostrado auténtica veneración, dos preciosos regalos: tocar en el acto de su homenaje con la guitarra que heredó de su padre (sólo lo ha hecho en ocasiones excepcionales) y componer este sentido poema:

Utrera:
Monumento a la raza pura
y al puro arte.
Madre de tantos maestros:
Tía Fernanda, la Bernarda,
el primo Gaspar, tío Perrate....
Todos llevaban el nombre
de su tierra "de estandarte".
A Utrera me fui de día
y volví por la mañana.
Cualquiera se lo perdía;
la fiesta no se acababa,
por eso yo no venía.

A Utrera, "tierra que adoro", 2012
Manuel Molina
Manuel Molina -Bohemio-
Manuel Molina -Bulería de la Luna-
Manuel Molina -Manuela Carrasco. Que puro por Dios-
Manuel Molina -Raimundo Amador y Alba Molina-
 
Manuel Molina -Puro Triana (II)
Manuel Molina -con Lole- (Y tu mirá)

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal